2 may. 2012

El precario de Oz


Bienvenido a la tierra de Oz
Un lugar lleno de bancos
Donde las baldosas ya no son amarillas
Y hasta la bruja su escoba ha empeñado;
La ha cambiado por unas zapatillas
Para ir andando al trabajo
Y así poder devolver el dinero prestado
Por una hiena vestida de etiqueta
Que las ilusiones maneja entre sus frías manos.


      Dame tu dinero Dorothy,
      Yo lo necesito mas que tu
      Tengo que mantener un Mercedes
      Mientras que tú puedes vivir sin luz.


El hombre de hojalata apenas tiene ya chapa
Y cuenta que el señor banquero no descansa,
Que sus dientes afila entre pilas de pasta
Mientras el en sus pagos se retrasa.
Míralo, junto al triste espantapájaros
Bebiendo agua para olvidar
Porque el salario no les da ni para aguarrás.


      Dame tu dinero Dorothy,
      Yo financiaré tu vida
      No tienes nada que temer:
      Firma aquí y te enseño la salida.


Cuentan que el león hipotecó su valor
Y paga en cómodos plazos,
Para los que casi tiene que vender un riñón,
Por no leer la letra pequeña de un contrato
Que el mismo diablo redactó.


      Dame tu contrato Dorothy
      Tus derechos ya no importan
      Es necesario recortar tu bienestar
      Para yo seguir viviendo de la sopa boba.

1 comentario:

  1. Un texto donde la fantasía se lleva un revolcon de asquerosa realidad...Muy bueno

    ResponderEliminar

no dudes en decir que te parece, que te hace sentir, que te hace pensar...