7 nov. 2011

canción en mi interior

Déjame que te cuente un sentimiento que llevo dentro en mis noches en vela.
Ven que te cante el silencio que mi alma encierra;
Siéntate junto a mí mientras enciendo esta hoguera
Que alimento con cientos de penas
Y avivo con momentos de verdadera alegría eterna.

Concédeme un segundo de tu tiempo
Mientras desenredo mis pensamientos
Para mostrarte mis sentimientos al completo
Y me desnudo por cortesía
Tirando la chaqueta junto a las mentiras.

Es lo que hay
Y así lo cuento
Es lo que soy
No lo intento,
Es lo que sueño, y siento, lo que me define por dentro.

Desde el momento en que nacemos
Los errores forman parte de un camino en el que tropezaremos,
Un camino en el que ganaremos amigos
Y perderemos recuerdos
De besos recibidos
En tiempos perecederos.
Lloraremos por tonterías
Y reiremos cada día;
Buscaremos salida a nuestros deseos más intensos
Y en ocasiones nos dominara la ira.

Perderse en el día a día es fácil
Y sin una estrategia fija
Puedes llegar a perder la cabeza
En un instante, sin quererlo
El tiempo te abate
Mientras bates en tu pecho sentimientos desconcertantes
Que devolverán el azul a tu cielo.

Aprovecha los recesos que te da la vida
Para ajustar tu punto de vista,
No lo conviertas en un punto de mira para hace daño
Pues el verdadero dolor conoce todos los estrechos atajos
Y sentirás su mismo fuego en tus manos.

Grandes personas

Son héroes en la sombra,
 personas que vuelan bajo en el radar
de los que medallas otorgan al que sabe escuchar sin hablar.
Son personas impropias de estos tiempos
en los que poco importa un sentimiento si el dinero todo lo puede comprar.
Cientos de momentos embotellados
 en un cuerpo lleno de recuerdos
 que tal vez nunca nadie escuchará
pero que son los que dan forma a un fondo imposible de encasillar
y que buscan lamentos para borrarlos con miradas difíciles de descifrar.

Solo Tú

Me has dado tanto
Que no se por dónde empezar,
Tal vez por las mariposas que llevo dentro cada vez que te veo…
Quizás por cómo me has ayudado a avanzar.

Pensar en todos los momentos que  he compartido contigo
Y jugar a no olvidarlos es sencillo;
Al repasar mis pasos son pocos los que juntos no hayamos dado,
De tu mano siempre me resultó más fácil caminar
Sin importar las caídas
Y los roces que esta vida provoca en mis rodillas…
Siempre me vuelvo a levantar tan solo con una palabra tuya.

Una cosa es segura: siempre estás a mi lado
Dándome todo sin esperar nada a cambio
Me libras del desanimo
Que hace una muesca más
En una bala con mi nombre grabado
Que espera en la recamara el disparo.

Y ahora estoy frente al espejo
Viendo como mi disfraz se refleja dentro
En un mundo capaz de dejar a cualquiera perplejo
En un segundo,
En un destello
Te ciega la mentira
Y te encierra un sentimiento sin puerta de salida.

Pero te recuerdo,
Una nota tras otra desencadena la chispa
Que ilumina la pista
Para retroceder en el tiempo
Y liberar esa alegría que llevo dentro.

Tu Canción

Hoy que mi reloj no marca las penas es hora de escribir esta canción,
 hoy que tus caricias me calman y vuelve a brillar el sol, 
hoy que el tiempo se para me siento en una ventana sin mirar el retrovisor.

Porque en un mundo de locos ser cuerdo es un antojo,
 un mero recuerdo de atardeceres rojos
mientras me mezco en el beso sordo de tu foto.
Reclamo el deseo de tenerte a mi lado,
el placer de una mirada recorriendo un tramo calculado de vía hacia ningún lado.

Hoy que la pena mi alegría no amarga 
voy a escribir esta carta dedicada,
 hoy que tú sentir los miedos aparta 
a esta canción le salen alas.

Un cigarrillo se consume en un rincón olvidado
mientras el humo llena el pasado de colibrís
 que me empujan hacia ti.

Me pierdo en cada giro de tu cuerpo
y me encuentro de nuevo bebiendo en tu mirada,
tejes mis sueños y desarmas palabras
convirtiendo en mantequilla una armadura que con tus risas traspasas.
Me lleno de ti
 para poder echarte de menos cuando te vas,
pero el saber que volverás
 convierte la amarga pena en un dulce caramelo.

Hoy que parece que nada cambia 
abro los ojos en un mundo nuevo, 
hoy que navego en aguas bravas 
me sereno para decirte que te quiero.

La Noche de tu Piel

Por la noche de tu cuerpo 
corren veloces mis deseos 
como brotes psicóticos nacidos de mis adentros. 
El tiempo se para en el momento 
en el que mis dedos sienten la tersa piel que desmiente mi miedo a no tenerte, 
la respiración se acelera con el aliento vertido en el cuello y 
me aferro a tu ombligo para no perderte.


Las ropas vuelan 
mientras mis manos se entregan a una lenta travesía por tu melena 
que terminará con un peregrinaje hacia tus piernas 
donde perderé el rumbo, 
la noción de mi existencia, la cabeza, 
donde naufragara el mundo.
 Los cuerpos se funden en uno
 inundando el aire de suspiros y
 propagando la llama de un fuego cautivo 
que nuestros deseos reclama.



MUSICA

Eres la droga más dura que he conocido, cuando te siento en mi oído las arenas de mi tiempo se desgranan y puedo desandar lo recorrido.
Es un lujo poder caminar de la mano de tu melodía y enfocar así la vida desde otra perspectiva, desordenas mi mundo con un surco de armonía, colocas abajo arriba y con dos notas desmontas mi mundo.
En un presente lleno de agonías y con un futuro incierto tú templas mis nervios y domas mi furia.
Recuerdos mezclados con notas formando el eco de mi alegría, deseos enredados en partituras brotan cada día, recelos son los menos cuando tu brisa me acaricia y cuando tu danza acaba ya no regresa la apatía.
Mercader de sentimientos remachados de notas, siento dentro cada acorde que tocas, véndeme una onza de ese talento que en tus partituras asoma.

La Posada de los Muertos

Rasga el aire,  arde el tiempo,
mata al alba un sentimiento,
deja seco el lamento y entra a la posada de los muertos.

Ata el tiempo,
renuncia al viento,
abraza el lamento y azota el sentimiento,
el camarero mantiene el bar abierto.

Siéntate en la barra y escucharas a la desolación cantándole una nana al sosiego, si tienes suerte puede que te encuentres un asiento junto al tormento, allí la muerte canta baladas de arrepentimiento que arrancan carcajadas al publico que escucha atento.

En esta posada encontraras que las jarras van de dos en dos bañadas en un licor amargo que ayuda al olvido a hacer mejor su trabajo, el dolor te acompaña en cada trago sin sabor y los honrados camaradas se convierten en rufianes con rencor.

Pero no temas nada, estas en la posada del temor, donde las alegrías se amargan y se vuelve un lastre el corazón, donde el tiempo se para para que sea tu mejor amigo el dolor.

Para el tiempo,
siéntate junto al lamento y
bebe hasta ahogar tus sentimientos,
bienvenido a la posada de los muertos.

Musica

Porque me haces volar como nadie lo ha hecho jamás, porque contigo la ley de la gravedad es una falsa realidad. Haces fluir sentimientos que encierro en lo más profundo y siniestro de mis adentros, donde la luz no llega a traspasar a pesar de mil ventanas abiertas. Enciendes mil luces con tu corriente alterna que como una linterna alumbra mis penas.

Me sacias. Me sanas. Me llenas.

Creas en mi situaciones complejas que de otra forma serian incompletas con ciertas notas que notan mis quejas. Corres por mis venas como arroyo que rozo con mis torpes yemas llenas de incertezas por no saber lo que de mi alma se espera.
Por que en ti, y por ti, renazco en mi, lleno de vitalidad, con la fuerza de un animal que de tus notas nunca se saciara, nervioso mientras sus ojos se cierran en un sueño al que se aferran tus versos para abrirse en una infame realidad. Déjalo estar, pasará y tan solo cicatrices reflejarán lo que tu corazón no logro sanar, no luches mas, todo acabara y la música volverá a brotar en cualquier lugar del que tu alma no logre escapar.
Por que eres, has sido, y serás esa llave maestra que toda prisión abrió para dejar libre mi imaginación, y más allá de esta habitación reflejar todo aquello que en mi causa sensación.

Tú me acompañas en mi camino y acompasas mis pasos con tu ritmo.

Tú me relajas y amansas el mal que en mi interior descansa.

Por todo esto que digo es que te escribo y descargo en un papel mi corazón agradecido, pues sin ti, música, mi musa seria rustica en un baile de casino

Párate a pensar

Caminando en la oscuridad de mi ciudad no puedo evitar mirar hacia atrás para recordar que es lo que me mantiene cuerdo. No puedo dejar de pensar que es un acuerdo lo que intentan alcanzar locura y racionalidad aquí dentro, en mi pecho, donde siento palpitar el deseo intenso de pararme a contemplar lo efímero de un momento que tal vez no regrese jamás. Y me detengo un momento, y pienso, ¿has disfrutado alguna vez del tremendo placer de sentarte en un banco sin nada que hacer? Has llegado acaso a entender que no es grato el recuerdo de un ayer en el que no existe nada que por dentro te llene, te embargue el alma y tu tiempo congele. Siento el momento, sin empeñarte en tenerlo, sin dar prioridad a sujetar ese aliento que escapa a la razón, sin temer el miedo a perder, pues solo así será un recuerdo digno de volverse a ver en el cine en el que proyectan los seños que sueña tu ser. No juzgues sin deber, es cuestión de punto de vista encontrar la pista que aclare lo que en realidad fue.

Reflexión

Cuando un huracán de sentimientos invaden las tinieblas de mis adentros no puedo evitar intentar encontrar otro punto de vista al respecto,
otros ojos que curen el desconcierto que no acierto a desterrar en ese momento.
Soy consciente de la conciencia de mis errores,
tengo presentes los vaivenes de los temores que abordan mi alma cual piratas feroces
o tiburones atraídos por el olor de la incertidumbre.
No es costumbre en esa tesitura el desgranar las razones que acortan las miras peligrosamente,
sesgando de una información inerte que espera ser apreciada para valorar cada situación individualmente.
Nos afanamos en salvar nuestro ego, en poner a buen recaudo un orgullo que de nada nos valdrá luego cuando queramos empezar de cero.
Juzgamos sin asumir que seremos juzgados usando el mismo rasero,
que la primera idea es la certera y nuestro punto de vista el único,
el bueno.
Nos cerramos puertas entre nosotros mismos, utilizamos la palabra como arma contra quien no es nuestro objetivo...
seamos más listos, abandonemos el "consejos vendo pero para mí no tengo" por el "ideas tengo y llevarlas a cabo pretendo" que nos ayuda a ser uno,
nos fortalece por dentro, nos une en conjunto y nos protege del desaliento.
Yo soy anónimo porque prefiero escuchar mis sentimientos en otras gargantas sin tener que poner mi nombre,
yo soy legión, porque a pesar de ser solo uno os llevo dentro a todos, y sois vosotros mis alas.
Yo no olvido, porque vuestros golpes me duelen y esas heridas solo sanan con justicia,
esperarme...porque siempre que me necesitéis estaré detrás para evitar que caigáis.

Un par de piernas

Las vi pasar
Mientras estaba sentado en un bar

Las vi abrir y cerrar
El viento al caminar
El tiempo se arrastró
Caminó junto a esas piernas
Mientras subían las escaleras
Dándome más tiempo para soñar.
El aire cambió
Ni a mejor ni a peor,
Simplemente cambió
Ardió el deseo junto a la noche
Y comenzó el exceso:
Caminaba por mi sangre
Esas piernas caminaban por mi cabeza
Aturdiendo el silencio
Mientras imaginaba su piel tersa
Mientras seguía sus pisadas
Y las recordaba abrirse paso
Entre las miradas.
Descansó su recuerdo
Mientras yo seguía mirando desde la barra
Soñando con descubrir la mirada
Esperando volver a ver esas piernas pasar

Sentido y Sentimiento

Escuchó la Rosa el nombre del Viento y se lo susurró al Tiempo sin más dilación. "Deja que corra", le contestó, "pues son sus idas y venidas las que evitan que se extingan los besos de amor".
El aroma de un recuerdo rozó una de las espinas de su esbelto cuerpo cayendo herida al suelo, provocando el amargo grito del descuidado lamento y llenando los huecos del Tiempo con vientos de tormento. "Lo siento", dijo la hermosa Rosa arrugando el gesto, "no es dañarte lo que pretendo".
Salió el Olvido de su escondrijo ofreciéndose a arreglar los sucedido, "deja que te ayude y borraré lo acontecido".
La Rosa dudo, el tiempo se estremeció y el viento ceso.
La Razón, que estaba escuchando en silencio alejada de los sentimientos que transportaba el Viento se acerco hasta ellos y al oído de la Rosa susurró: "no te creas sus cuentos, renunciar a los recuerdos es lo que ha vuelto locos a tantos cuerdos".
"Gracias por el consejo" le contestó a la Razón, "y tu vete lejos, busca al Desconcierto y no regreséis a mi ninguno de los dos" le dijo al Olvido, "pues es mejor añorar lo perdido que no recordar su ilusión"


YO

Hoy me toca mirar hacia mí, dejarme caer por mis sentimientos, pasearme por los motivos que me invitan a ser así...hoy despierto par a buscar en mis adentros aquello que me empuja a seguir.
Nací siendo modesto, me demostraron muy temprano que el amor de verdad es un bien escaso. En esa creencia me educaron dando a cada paso descanso al pasado pero dejando que fuera yo el que aprendiera del fracaso.
Crecí rodeado de sentimientos, la angustia se adueñaba de todo cuando el desprecio me enseñaba que el odio era más cómodo...y yo huía en globo, me refugiaba en los vientos de recuerdos que aun hoy guardo como tesoros, el primer beso de una niña siempre calmaba mi enojo. Esos dos segundos de sincera entrega, de inocencia no fingida fueron mi guía y me enseñaron que el cariño existía. Y lo busque en cientos de caras, puse empeño y corazón al vaciar mi alma en cada uno de los caminos que encontraba. Naufrague en cientos de intentos por acercarme a la felicidad y comprendí el valor de las pequeñas victorias... comencé a respirar la realidad. Amistades hicieron transbordo en mi corazón dejando tantas espinas como retazos de ilusión, abriendo heridas que cicatrizaban en soledad y sanaban con esa sabia fresca de una relación nueva, de nuevas idas y venidas de la palabra lealtad.
Busqué el sentido a una vida en la que ni tan siquiera yo me conocía mientras aprendía el sentido de otra despedida. Aprendí a transformar lo amargo de un error en lo dulce de una caricia arrepentida, comencé a canjear consejos por sonrisas y a compensar al honesto con mi alegría mientras me empeñaba en desterrar sus, mis apatías. Fui amigo de algunos, compañero de muchos... Pero sentimiento de pocos y el rostro comenzó a parecerme un cuadro en el que los ojos se revelaban hasta el desacato. El encanto se perdió cuando mi padre partió, pero el desencanto estaba ya plantado con las demostraciones de cansancio. El vacio no llenó mi alma a pesar de su marcha, nunca fui  astilla desprendida de esa rama. Una calma extraña inundaba mi día a día, consciente de lo que era, creyendo saber lo que quería volví a caminar una milla. Separe paja de grano, el intentarlo ya no me servía cuando se trataba de ser amado. Los cambios seguían atravesando mi camino y conocí la ira, deje que me arropara en un momento dado, en aquel lugar...aquel día...comprendí que no era la salida y empecé a decir aquello de "por la paz un ave María".
Pero el destino me guardaba la mayor de las alegrías y conocí a mi novia, mi amante, mi guía...todo lo que soñaba, todo en lo que creía se personó ante mi cierto día...mi amiga, mi confidente, mi niña. Las sombras del pasado pasaban volando por una mente desacostumbrada a recibir en la misma medida que entregaba, todo era confuso debido a la falta de monotonía en temas de alegría. Pero mi alma dio la orden y mi corazón soltó el freno de mano. Los sentimientos sembrados en sus labios florecían con cada caricia y los frutos marchitos del pasado renacían con sus abrazos.
La estabilidad emocional es un bien que  bien hacemos en guardar cuando le da por venirnos a visitar, el tiempo vuela cuando se convierte en amena la tarea de amar.
Los buenos tiempos se quedaron, a pesar de ciertos momentos de desamparo en los que aquellos que creí amigos pasaron a ser ecos del pasado. Nuevos desencantos provocaron en mi más cambios, las miradas desprendían aquello que las primeras palabras enmascarar pretendían y forcé una sonrisa ante todo aquel que me había despreciado al ver que la vez le había llegado a pesar de su retrato.
La música y mis libros fueron siempre mis más fieles amigos, una hoja en blanco me valía para desahogar mis sueños sin reparos, sin tener que escuchar las voces que me tildaban de raro. Pero aprendí que ser raro no era necesariamente malo cuando conocí a mi tata, el segundo regalo al que mas aprecio guardo, pues cuando apareció en mi vida esa niña adulta llamada Adriana. Ella me regalo su mirada, una balsa salvavidas para los tiempos de aguar bravas, y guio mi alma mientras a mí alrededor se derrumbaba mi trabajo. Bajo mínimos era capaz de sacarse una sonrisa de la manga, ¡era como yo! era...una flor a la que le habían hecho la cama.
El trabajo nos separo pero no pudo sofocar la llama de una amistad sin recargo y pese al desanimo de no vernos todos los días nuestra relación no murió.
Paso el tiempo, mi amor por mi primer regalo fue en aumento y no miento si afirmo que sentí miedo en ciertos momentos a perder lo que había encontrado cuando deje de buscarlo. Los días se sucedían, los problemas iban y venían pero nunca permanecían largo rato, la experiencia adquirida gracias a los impersonales golpes de la vida hacía fácil ese trabajo y en dos días conocí mi tercer regalo, mi segunda tata, otro tesoro que conviene tener en el corazón, a buen recaudo.
Su nombre Casandra, siempre con el corazón en la mano, sus ojos relataban lo que mi alma cantaba y mi boca acaparaba lo que ella estaba pensando.
Fue amistad a primera vista y a traficar con cariño comenzamos al darnos cuenta de que en cierta manera nuestras almas se reconocían en historias del pasado.
Con ella se ensancho mi alma, era necesario un ajuste de espacio para recolocar todo sobre lo que mi punto de vista había cambiado, era menester poder meter cada nueva conversación a su lado en ese baúl de recuerdos intensos que inauguro Laura, abrió Adriana y que Casandra aun no ha cerrado.
Esa es mi vida, resumida en palabras que se me antojan vacías para describir lo realmente sentido, lo verdaderamente pensado, lo sufrido y lo querido, los retales de ese pasado que hasta aquí me han traído y me han construido tal y como soy.