7 nov. 2011

MUSICA

Eres la droga más dura que he conocido, cuando te siento en mi oído las arenas de mi tiempo se desgranan y puedo desandar lo recorrido.
Es un lujo poder caminar de la mano de tu melodía y enfocar así la vida desde otra perspectiva, desordenas mi mundo con un surco de armonía, colocas abajo arriba y con dos notas desmontas mi mundo.
En un presente lleno de agonías y con un futuro incierto tú templas mis nervios y domas mi furia.
Recuerdos mezclados con notas formando el eco de mi alegría, deseos enredados en partituras brotan cada día, recelos son los menos cuando tu brisa me acaricia y cuando tu danza acaba ya no regresa la apatía.
Mercader de sentimientos remachados de notas, siento dentro cada acorde que tocas, véndeme una onza de ese talento que en tus partituras asoma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

no dudes en decir que te parece, que te hace sentir, que te hace pensar...