16 ene. 2012

El problema de ser yo

El problema de ser yo soy yo. El problema es lo que siento, o tal vez como lo siento. Tal vez el problema sea que no me entiendo.  El problema es a veces un recuerdo, o la forma de entenderlo.
El problema es lo que pierdo en cada intento, o lo que creo que pierdo. El problema es, o puede ser, como veo la vida, lo simple que me resultan algunas cosas y lo complicado que parecen a los ojos de los demás. Quizás mi manera de actuar no sea la correcta, y ese sea el problema.
Los amigos son un tesoro en mi vida, un pilar con el que todo es más fácil. Y tal vez el problema es el significado que le otorgo a esa palabra. Pero la amistad es mi aire, es ese oxigeno tan necesario y tan escaso a la vez. Y lo doy todo. Quizás ahí esté el problema, el exceso nunca fue bueno.
Nunca fui nadie, o quizás siempre fui nadie, el problema no es que no me crea nadie, que tampoco, el problema es que nunca lo he sentido así. Quiero decir, realmente nunca lo he sentido, no recuerdo esa sensación de ser importante, si querido, al menos eso creo, tal vez incluso valorado en alguna ocasión.
Con todo esto no quiero que nadie se compadezca, no me gusta, nunca me ha gustado,  dar pena porque considero que la pena solo produce reacciones sinceras, pero pasajeras. Puede que ese sea el problema, el hecho de que todo en esta vida sea así de pasajero, o que ciertas carencias sangran más cuando regresan después de ser cubiertas durante algún tiempo.
Y ese tiempo es lo más maravilloso, lo más precioso que he sentido nunca y es otra posibilidad, la adicción a esa sensación puede ser el verdadero problema. Tal vez solo sea autoestima, quizás todo sea cuestión de mi cabeza, problema de no mirar bien o darle más valor a las cosas de las que debiera por mi salud mental. Quizás la única manera de no decepcionarse sea volver a vivir con lo justo y no esperar nada.
O puede que no haya problema, que sea un absurdo reflejo de lo que me creo, que me preocupe por tonterías, aunque el problema es que a mí no me lo parecen. El problema es que no me encuentro en las miradas que antes no tenía. El problema es que no estaba acostumbrado a ello y me da miedo no acostumbrarme a no tenerlo. El problema es que me habéis enseñado tantas cosas buenas que ahora lo necesito.
Ese puede ser el problema

No hay comentarios:

Publicar un comentario

no dudes en decir que te parece, que te hace sentir, que te hace pensar...