23 abr. 2012

Cuando las palabras bailan


Esto está dedicado a todos los que me leéis. Siempre he dicho que las palabras son simples contenedores vacíos hasta que alguien los llena de vida y sentimiento. 
Mil gracias.




Que puedo decir o hacer,
 si por mis venas no corre sangre sino palabras;
  Si en un mar de ideas desordenadas
   reside mi alma, empapada en miradas extraviadas.


Y cuando las letras bailan,
 ¿quién soy yo para no acompañarlas?
  ¿quién de los que osan llamarse poetas
   es capaz  de darles la espalda
    y cerrarles las puertas de sus almas?


Soy ese latigazo en tu columna
que te hace cuadrar los hombros,
esa fuerza que tensa tus miedos
y los vuelve cojos;
Soy ese fuego sin foco.


Soy esa  voz que repite:
“tú eres tu mayor tesoro,
tu presente el mayor de tus logros”.
Soy esa energía espesa
que condensa todos tus enojos.


Soy ciencia incierta que divide tu tiempo
por el sonrojo de un temor incierto.
soy ese beso roto en tus labios
por el asedio de los engaños.


Soy ese azote de invierno helado
que congela tus nervios.
Ese aliento de verano
que calienta tus sentimientos.
Soy primavera cauta, otoño sincero.


Soy esa idea perversa
que desata las tormentas 
atadas con las sedas del antojo;
Soy quien siembra certezas
en tus campos de arrojo.
Soy la llave maestra de todos tus cerrojos.


¿Qué hacer pues, si las palabras giran,
 y se aparean entre ellas
  para alumbrar letanías como esta?
   ¿Cómo obviar el regalo de una musa,
    que con dos caricias al viento
     desata tempestades que no atienden de prosa?


Solo queda ser sincero con la hoja en blanco,
 volcar los sueños sobre el tintero,
  cerrar los ojos... y escribir sin miedo.

3 comentarios:

  1. Hola josu,
    Muy buena, pero creo que Tienes una errata.. "sino tus palabras" es junto;)

    Agur

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la aportación! una mas que espero no volver a cometer... )

    ResponderEliminar

no dudes en decir que te parece, que te hace sentir, que te hace pensar...