7 may. 2012

Canción de olvido


Hay veces en la vida en las que toca perder...y tan solo queda levantarse y volver a caminar.






Anoche me empeñé en soñarte
pero hoy la realidad me ha llevado la contraría.
Quise perseguirte de la mano de tu recuerdo
y el disparo de la soledad me alcanzó esta mañana.
Ya no me reconforta el suave paso del frio viento
si no sopla cargado del aroma de tu pelo,
ni el cálido sol de primavera
es comparable al tacto de tu cuerpo.


Y yo, tan simple que me desmonto con un beso,
yo que moriría en tu fuego
si con ello consiguiera que vivieras en mis sueños…
Yo que me conformaría con ser un reflejo en tu recuerdo.


Enciendo las estrellas que antes no brillaban,
esas que permanecían olvidadas en el cielo,
oscuras, verdes de envidia por tu blanca mirada;
y que ahora que no estás alumbran mi alba
mientras jugamos a las adivinanzas.
Descorcho una botella de silencio
y le sirvo una copa a la Luna
mientras ella me mira con ojos incrédulos
cuando propongo un brindis por la fortuna,
la misma que hinchó las velas de tu velero
y lo puso rumbo mar adentro, lo alejó de mi puerto.


Y yo que aun recuerdo como te ruborizabas
mientras le cantaba nanas al sueño
para que nos dejara comernos a besos…
Yo que me bebo el deseo a tragos largos
y ahora esquivo el recuerdo de cuando en cuando.


Esbozaré una sonrisa
que me sirva de puente hasta la rendija
por la que se escurre el presente,
que la lluvia caiga, que yo me adaptaré al relieve.
el golpe de tu recuerdo no volverá a dolerle a mi alma,
no cederé dos segundos ante un fantasma 
que ya no temo y que debe caminar a mi espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

no dudes en decir que te parece, que te hace sentir, que te hace pensar...