17 may. 2012

Colores... y cosas pequeñas


Si hay una cosa que tengo clara en esta vida, y hablo de creer ciegamente que es así, es que la felicidad no reside en grandes momentos, sino en la suma de los pequeños. Alguien dijo una vez, no recuerdo si alguien famoso o algún anónimo más, que la vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos en los que te quedas sin respiración. Soy de los que piensan que en la escritura, al igual que en la vida, no siempre importa el tamaño; importa el uso y la fuerza del tamaño. Muchos son los que se dedican a engalanar frases o adornar versos con tal de estirar algo que no da más de sí. Y aunque a veces casi caiga en la tentación de hacer lo mismo, enseguida recuerdo que no soy de esos.
Espero que lo que leeréis a continuación, aunque más breve de lo que habitualmente escribo, os toque de igual manera que lo hacen los grandes textos. 



Hoy quiero ser ese viento de silencio
en tu mar en calma.
quiero ser el rojo deseo
de tu verde esperanza, 
el violeta intenso
en el purpura de tu alma.
Azul recuerdo
que ilumine tu sonrisa blanca, 
tal vez amarillo intenso
convertido por la magia de un beso
en dulce naranja.



Y os dejo dos microrelatos, muy divertidos de escribir por su brevedad.



- La se enamoró de Mi y nuestra pasión incendió el Sol – 


- Principio se enamoró de Fin y nació Continuará -

No hay comentarios:

Publicar un comentario

no dudes en decir que te parece, que te hace sentir, que te hace pensar...