7 abr. 2012

Días pasados

Noches esgrimiendo palabras, 
días con duelos de versos al alba, 
tiempos discretos cargados de miradas 
en los que el tiempo se posaba suavemente sobre el alma. 
Remendábamos sueños en los que te inventaba 
cuando te añoraba en los silencios 
con la intención de volver a jugar a ese juego que ya no recordaba.


Los segundos, sinceros, 
rodeaban cada momento, 
las paradas de los recuerdos estaban abarrotadas 
y yo me sentía yo tan solo con que me hablaras en silencio.



 Acunábamos sonrisas tan sinceras 
que dolía mantenerlas guardadas
 y su sonido alegraba el viento 
que en cada aliento descansaba.


Conocerte fue un misterio 
de esos que te enganchan a medida que lo desentrañas...
el inicio de esa melodía que tu vida cambia 
cuando tu corazón atrapa 
y agita ese complejo sentimiento con el aleteo de sus alas.


Descomponerte todo un reto, 
recortar tus pensamientos 
para guardarlos en cajas de silencio 
y hacerte un fiel reflejo cada vez que nos encontrábamos en el tiempo.


Y buscaba por los rincones 
esas palabras que describieran aquellas sensaciones 
que tenía ya olvidadas,
 intentaba que la luna  contestara 
todas esas preguntas mudas que mis sentimientos tenían secuestradas...
pero no encontraba nada que le hiciera mérito 
a lo que mi cabeza expresar deseaba.


A día de hoy sigo sin encontrarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

no dudes en decir que te parece, que te hace sentir, que te hace pensar...