7 abr. 2012

el juego de escribir

Cientos de noches a oscuras para encontrar las palabras,
momentos de locura para escoger las adecuadas
y una vida para decirlas al no estar seguro de que expresen lo que deseabas.


El juego es simple, retorcer momentos
 y exprimirlos hasta dejarlos secos,
hasta ver que gotean palabras que se adhieran a nuestro recuerdo.


El reto consiste en desechar floreos
que nos aparten de lo que consideramos cierto,
despreciar reflejos de lo efímero para concentrarnos en lo eterno
de una renglón perfecto.


La búsqueda comienza al contacto del bolígrafo con la hoja en blanco,
el camino lo rellenan las palabras que encierran
lo que en ese instante piensas
que tu cabeza ha encontrado.


La frustración acecha en cada punto y aparte,
en cada giro de nuestra imaginación
hacia ese callejón sin puerta trasera
cuando nos obsesionamos con esa palabra elegante
que resuelva una nueva frase.


Pero la decepción afloja su presión
cuando el final se acerca,
cuando la mano vuela
surcando el papel que nuestra obra encierra.
Llegamos a ese lugar en el que fluyen palabras
y bebemos de ellas hasta quedarnos saciados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

no dudes en decir que te parece, que te hace sentir, que te hace pensar...